Acaba con las avispas en la piscina

Mira, que igual es mejor buscar una solución de verdad a las avispas en la piscina en lugar de quedarnos quietos como un pasmarote fingiendo que tenemos la situación bajo control y en absoluto nos perturba la visita de este pelmazo que nos vuela aquí y allá buscando Dios sabe el qué.

 

¿Será que la protección solar le da un matiz delicioso a nuestra piel? ¿O es por esa colonia de mora de la que debiste haberte deshecho allá en los dos miles?

 

Por lo que sabemos, lo más probable es que sean esas antenas que conectan con un órgano que se alimenta de maldad, pero lo mejor es que, para que podamos trazar un plan de acción, descubramos juntos qué cosas odian y qué cosas gustan estos antagonistas absolutos del verano que llamamos avispas.

 

 

Plantas repelentes de avispas

Vamos a empezar con medidas preventivas ligeras, ahora que el verano está por empezar y solo con pensar en entrar en la piscina mantenemos intacta nuestra paciencia. (Más adelante pasaremos a rituales más agresivos de exorcización de artrópodos).

 

Una de las plantas que siempre se recomienda tener en nuestro jardín para ahuyentar insectos y, ya de paso, aportar un aroma mediterráneo, es la albahaca. Es precisamente el olor de esta hierba que a menudo echamos a nuestros platos italianos la que alejará a muchos insectos indeseados entre los cuales se encuentra la avispa. Aunque yo las he visto pulular en torno al borde de las pizzas de jamón y mozzarella, –receta de Jamie Oliver– que saco los veranos al jardín. Supongo que cuando se trata de pizza, las avispas, al igual que nosotros, se permiten concesiones en su dieta.

 

La citronela, aparte de tener un nombre fabuloso, es uno de los mejores aliados contra las avispas. La mejor forma de utilizarla es plantándola cerca de esas plantas que no te quieres privar el gusto de tener y que, lamentablemente, le gustan a la avispa tanto como a ti. Otra forma de utilizarla es trazando con ella un perímetro de la zona del jardín que quieres proteger, como si de un invisible muro mágico se tratara.

 

Por otro lado, la caléndula, aparte de ser una muy resistente planta capaz de crecer en diversos tipos de clima, es también conocida por ser bastante arisca con la avispa.

 

Otra planta en conflicto con la avispa y, por tanto, ideal para piscina es el jazmín, famoso por su papel protagonista en poesía de dudosa calidad.

 

Igualmente aromática, pero de rima menos refinada, es la lavanda. De la que, además de sus cualidades repelentes de avispas, se dice que es relajante para los humanos.

 

 

Remedios caseros contra las avispas

Y pasamos a la parte de los rituales. Si ninguna de las plantas anteriores mantiene a raya a estas criaturas de franjas negras y amarillas, quizá no sea mala idea colocarse la bandana ceremonial y poner en práctica alguno de estos remedios que hemos heredado de nuestras abuelas.

 

Por ejemplo, se dice que el agua de una cebolla hervida es capaz de ahuyentar a las avispas si la rociamos sobre la hierba de nuestro jardín.

 

Igualmente efectivo parece ser el laurel, que no hemos incluido antes porque quemar sus hojas es una forma mucho más original de ahuyentar a las avispas que plantarlo en la tierra, aunque puedes hacer las dos cosas. Ya solo te falta un cuenco ritual para el perfecto solsticio de verano.

 

Por último, si cortas una botella de plástico por la mitad y la parte superior la colocas invertida a modo de embudo sobre la otra, habiendo depositado previamente en el fondo un poco de cerveza con azúcar, podrás atrapar con facilidad estos insectos.

 

Más que un ritual a nosotros nos parece una trampa asesina, pero no nos corresponde a nosotros juzgar la moral de nadie. Si este remedio encaja mejor con tu personalidad, seguramente en sitios como Youtube podrás encontrar ingeniosas y sádicas artimañas como esta.

 

En definitiva, a nosotros nos gusta mantener las cosas sencillas y confiar en el poder de la citronela y de los salpicones violentos de agua que produce el jolgorio piscinero. Aunque muchas veces tengamos que parar todo lo que estamos haciendo y quedarnos inertes, como forrados en plástico, mientras nuestros amigos nos dicen “no le hagas caso” y “ya se irá”. No obstante, si conoces algún remedio más para ahuyentar avispas ¡comenta!, estamos deseosos de conocerlo.

Síguenos

Comentarios

  1. Siento desilusionar, pero el laurel no las ahuyenta. Tengo uno bien grande plantado junto a la piscina y es su sitio favorito para hacer nidos. Probaré con la albahaca y la citronella.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar