Cómo disfrutar de tu piscina por más tiempo

El verano se agota pero nosotros nos encontramos más unidos que nunca al agua de nuestra piscina. Los niños también parecen estar en su elemento y las risas y chapoteos conforman una banda sonora que seguro pintará la nostalgia que nos acompañará durante los meses de frio. ¿Por qué no hacerlo durar más?

 

Si el bajón de temperatura empieza a ser un inconveniente a la hora de disfrutar de tu piscina pero los rayos del sol insisten en que no te rindas todavía, una fácil solución es hacerse con un sistema de climatización y prolongar la felicidad y serenidad que el agua nos regala.

 

Calentar el agua de tu piscina es tarea sencilla con ayuda de una bomba de calor, un calentador solar o un intercambiador.

 

Bombas de calor: Alimentadas por electricidad, toman la energía calórica que hay en el aire y la transfieren al agua de tu piscina. Es importante conocer la capacidad de tu piscina antes de escoger una bomba de calor de mayor o menor potencia. Ten en cuenta que es necesario utilizar una cubierta de verano durante la noche para que el agua no pierda temperatura.

 

Calefacción solar: La calefacción por energía solar presume de ser un sistema eficiente y sostenible. Colocando unas placas solares en un lugar de mucho sol y conectándolas a la filtración, conseguiremos que la propia depuradora caliente el agua que lleva a la piscina.

 

Intercambiador de calor: Es un sistema que se aprovecha de la caldera de casa, ya sea eléctrica o de gas. Lleva termostato propio y se recomienda para piscinas de tamaño reducido. Gracias a su blindaje de titanio, apenas necesita mantenimiento. Sin embargo es un sistema que consume mucha energía.

 

Únete a nuestra comunidad de amantes del agua en Facebook y comparte tus experiencias con nosotros.

Síguenos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar