Cómo librarse de las algas

El verde es sinónimo de vida pero cuando aparece en nuestra piscina las ganas de de bañarnos son las mismas que las de tomar un caliente puré de verduras detox después de unas fiestas de verano.

 

Si las algas han tomado tu piscina, puedes librarte de ellas con una limpieza meticulosa de los componentes y una cloración de choque. Estos son los pasos a seguir:

 

 

1. Aspira el fondo de la piscina

Si dispones de un limpiafondos, aspira cualquier sedimento en el fondo de la piscina para despegar del suelo posibles algas y evitar que el resto de suciedad no interfiera en los esfuerzos desinfectantes de nuestra supercloración.

 

 

2. Cepíllalo todo

Un buen cepillado soltará las algas adheridas a tu piscina para que caigan al agua y puedan ser afectadas por el choque de cloro de manera más efectiva y poder así matarlas.

 

Hazte con un buen cepillo y dale caña a las paredes, los laterales, los peldaños, las escaleras; cepíllalo todo concienzudamente para que las algas más pegajosas vayan a parar al agua.

 

 

3. Realiza un test de pH y alcalinidad

Es importante tener el nivel de pH en orden para que el choque de cloro sea lo más efectivo posible y tener un mayor índice de éxito a la hora de eliminar todas las algas.

 

Al enfrentarnos a una floración de algas es probable que el pH se nos haya disparado, por lo que conviene reducirlo a unos valores cercanos al 7,2 para que el cloro tenga más poder.

 

 

4. ¡Choque!

Es posible que el cloro que usas normalmente para la desinfección de tu piscina no sea el más adecuado para un tratamiento de choque. Nosotros recomendamos utilizar el cloro choque de Gre.

 

Lee bien las instrucciones del cloro con el que vas a realizar el choque o consulta a tu proveedor, pues las altas cantidades de cloro pueden llevar a decolorar el liner, entre otras cosas. Para evitar esto, aplica el cloro rodeando el perímetro de la piscina o disuelvelo antes en otro recipiente.

 

Es preferible realizar el choque durante la noche, para que el sol no se coma ni una gota de producto, y con el sistema de filtrado funcionando por lo menos 8 horas para que el cloro se mezcle bien con el agua y pueda eliminar tantas algas como pueda.

 

Por lo general, para combatir una floración de algas la cantidad de producto químico que se necesita doblaría la de una supercloración normal. Se dice que esto varía en función del color que presente nuestra piscina, donde a veces es necesario triplicar la cantidad en aquellos casos en que el agua se aprecia verde oscura, o cuadriplicar si se ve casi negra.

 

Una vez realizado el choque es probable que el agua se quede de un color turbio y nada transparente, a consecuencia de toda la materia vegetal muerta de color grisáceo. No hay ningún problema con esto; pero se recomienda dejar funcionando el filtro las 24 horas del día hasta que se vuelva transparente.

 

Si tu problema de algas se repite varias veces a lo largo del verano, quizá quieras echarle un ojo a este otro artículo para realizar una erradicación más exhaustiva.

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar