Cuidar de las mascotas en el entorno de la piscina (II)

En el anterior artículo ya os hablamos de los riesgos de introducir animales en la piscina. En esta segunda parte vamos a centrarnos un poco más en la seguridad de las mascotas, que, con el verano y nuestra piscina Gre llena de invitados, podemos olvidarnos del cuidado de estos peludos amigos.

 

Si vamos a permitir que nuestra mascota entre a la piscina, deberemos también educarla para que sepa salir de ella sin problema. Esto es algo que no es fácil en según qué tipo de piscina, y requiere, en muchos de los casos, la instalación de un soporte para ayudarlos a salir.

 

Dada su necesidad, existen empresas que fabrican este tipo de productos. Aunque tu perro sea un nadador sin igual puede encontrar dificultoso levantar todo su peso una vez ha estado aleteando sin tregua.

 

Quizá la escalera que tienes instalada es suficiente para que tu mascota pueda ayudarse a salir de la piscina, o puedes construir tú mismo el mecanismo de salida si no quieres comprar unas de las que venden (encontrarás tutoriales en Internet), pero, sea cual sea el caso, deberás dedicarle un tiempo a enseñar a tu mascota cómo salir de la piscina.

 

Una vez que tenemos resuelto el problema dentro del agua, no debemos de olvidar que el verano entraña otros peligros para las mascotas, que vienen a ser los mismos que una persona normal pudiera sufrir, con el problema añadido de que el animal siempre tendrá mayor dificultad para comunicar su malestar.

 

Los golpes de calor y otras enfermedades relacionadas con las altas temperaturas del verano pueden causar estragos en nuestra mascota. Ya conocemos los peligros de encerrar al perro dentro del coche, pero los animales pueden pasarlo igual de mal en el propio jardín si no les procuramos un espacio con sombra o una fuente de agua potable de la que beber.

 

Signos de que nuestro perro está sufriendo un golpe de calor son el jadeo excesivo, pérdida del equilibrio y encías enrojecidas. En el momento en que esto ocurre, la mejor solución es trasladar a nuestra mascota a una zona con sombra y aire fresco y aplicarle toallas mojadas con agua fría igual que haríamos con una persona en la misma situación.

 

Crema solar para mascotas

Aunque parezca una tontería, algunas mascotas también necesitan de protección solar. Si debido al fuerte calor del verano tomamos la decisión de pegarle un buen corte de pelo a nuestra mascota, y se trata de un animal que va a pasar largo tiempo bajo la influencia del sol, le haría mucho bien una crema que le protegiera de los rayos UV.

 

Una buena pomada o spray anti UV ayudaría también a proteger la salud de los animales que atraviesan una etapa de pérdida de cabello. Así como a los que les gusta demasiado el sol y pueden freírse durante horas acostados sobre su espalda; una práctica, a nuestros ojos, adorable, pero que puede provocar la aparición de tumores inguinales al quedar expuestas las zonas del cuerpo con menos pelo.

 

En las tiendas de mascotas puedes encontrar cremas solares especialmente pensadas para mascotas, pero, si no tienes ninguna tienda a mano, puedes probar con una loción solar apta para bebés que esté libre de óxido de zinc, una sustancia tóxica para el animal doméstico.

 

Como podemos observar, ¡nadie está a salvo de los peligros del verano! Lo mejor para no llevarnos ningún disgusto es hacerse con los elementos de protección necesarios y abrir bien los ojos a cualquier señal de alerta que puedan darnos nuestros amigos, familia o mascotas.

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *