Descubre el protector solar que necesitas y cómo utilizarlo

La misión de nuestra loción de protección solar es ayudar a prevenir que los rayos ultravioletas alcancen nuestra piel, y digo ayudar porque nunca nos protegerán al 100% de los mordiscos de nuestro mejor amigo, el Sol. ¡No te confíes!

 

Esta radiación ultravioleta que viene desde el sol se divide en Ultravioleta A (UVA) y Ultravioleta B (UVB). Los rayos UVA penetran más profundo en nuestra piel que los UVB, y son principales responsables del envejecimiento a largo plazo de nuestra piel, acarreando arrugas y pérdida de elasticidad. Los UVB, en cambio, inciden en las capas más superficiales de la piel, y son autores del enrojecimiento y las quemaduras que podemos padecer después de una despreocupada jornada al sol.

 

Ambos tipos de radiación están estrechamente relacionados con el cáncer de piel. Recuerda que una ausencia de quemaduras solo nos da información respecto a los rayos UVB; los UVA pueden seguir castigando nuestra salud sin ser conscientes de ello. Por ello se recomienda usar protectores de amplio espectro que nos protejan de los dos tipos de radiación.

 

 

FPS: Factor de Protección Solar

El número de FPS de nuestro bloqueador solar multiplica el tiempo que tarda nuestra piel en verse afectada por los rayos UVB. Dependiendo de la claridad de nuestra piel, podemos presentar una protección natural de unos 10 minutos, si somos de piel clara, hasta 30 minutos para los pellejos más oscuros. Por ejemplo, si mi amiga Maija viniera desde Finlandia a pasar unos días a la costa y comparto con ella mi loción de FPS 15, dada la claridad de su piel, Maija estaría protegida durante unos 150 minutos (10 minutos de protección natural x 15 FPS).

 

Aunque también podemos hablar del Factor de Protección Solar en base a sus porcentajes de bloqueo. Se estima que un FPS 15 bloquea cerca del 93% de todos los rayos UVB; el FPS 30 nos protegería frente al 97%, y el FPS 50 el 99%. La diferencia puede parecer escasa, pero se recomienda encarecidamente que valoren estas opciones los poseedores de pieles sensibles o con antecedentes de cáncer de piel.

 

La recomendación general, a pesar de la capacidad protectora de cada loción, es aplicarse el bloqueador solar cada dos horas.

 

Estas son algunas medidas preventivas que tanto Gre, como la Fundación contra el cáncer de piel, recomiendan:

 

– Busca la sombra, sobre todo de 10 de la mañana a 4 de la tarde.

– Evita las quemaduras.

– No te obsesiones con el bronceado.

– Protégete, en la medida de lo posible, con ropa, sombreros y gafas con bloqueo de rayos UV.

– Utiliza una loción de amplio espectro que te proteja tanto de los rayos UVB como de los UVA, con un Factor de Protección Solar 15 o mayor. Si te espera un largo día en el exterior, utiliza un bloqueador FPS 30 resistente al agua.

– Utiliza alrededor de dos cucharadas grandes de loción solar media hora antes de salir al exterior. Renuévala cada dos horas o inmediatamente después de un baño o una excesiva sudoración.

– Los recién nacidos no deben ser expuestos al sol. Se recomienda utilizar loción protectora a partir de los 6 meses de edad.

– Examina tu piel con frecuencia y acude a un médico ante cualquier alteración.

 

En nuestras redes sociales hablaremos sobre más precauciones a tener en cuenta a lo largo del verano. Con un “Me Gusta” o un “Follow” nos indicas cómo de importante es este tema para ti.

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *