Electrólisis salina o Cloro

¿Todavía tienes dudas de lo que es una sistema de electrólisis salina para piscina?

 

No vamos a liarnos: una piscina con un sistema de electrólisis salina es una piscina que genera cloro a través de la sal.

 

Todos los caminos llevan a Roma, y la electrólisis salina, a pesar de su complicada denominación y su dieta de sal, al final del día acaba desinfectando la piscina con cloro. Pero ojo,  presenta bastantes diferencias con el cloro que vertemos directamente en la piscina.

 

El cloro ha sido el estándar de la industria durante décadas, por ser efectivo a la par que económico. En este artículo hablamos del valor que el cloro tiene a día de hoy.  Pero gracias a sistemas como la electrólisis salina, aquellos que desconfían del cloro tienen una alternativa inmejorable.

 

 

 

Tecnología punta en tu piscina:

Cuando la sal disuelta en nuestra piscina pasa por el clorador salino, este la transforma hipoclorito sódico mediante impulsos eléctricos. La ciencia tras el sistema puede ser complicada, pero tú, como usuario, alimentarás la piscina igual que antes, solo que, en lugar de arrojar tabletas de cloro, utilizarás un saco de sal. Se siente igual de bien que cuando los niños se comen las verduras.

 

Dar el salto a la electrólisis salina, no obstante, requiere de una inversión inicial que puede desmotivar a muchos usuarios, pero, a la larga, los números favorecen a este sistema.

 

Resumiendo, los beneficios de la desinfección por medio de cloración salina son:

 

  • Un agua más disfrutable, por natural y agradable.
  • Una demanda de cloro más baja para una correcta desinfección.
  • Más seguro para el usuario, para los ojos y la piel sobre todo.
  • Más respetuoso con el medio ambiente.

 

En cambio, los beneficios del cloro serían:

 

  • Menor complejidad y por tanto menor mantenimiento. No tendrás que preocuparte de cuidar un componente complejo como es el clorador salino.
  • Equilibrio químico más sencillo que el de piscinas con electrólisis, en el cual el pH tiende a desajustarse con más frecuencia y requiere más atención por parte del usuario.
  • Más económico (a corto plazo).

 

Si tenemos en cuenta opciones de desinfección como las tabletas de tricloro, que bajan la alcalinidad total a la vez que introducen altas cantidades de ácido cianúrico, la desinfección por sal gana por goleada.

 

Pero, como con todo, la decisión final reside en el usuario. Sin tener en cuenta el resto de ventajas y desventajas, conseguir el agua más disfrutable debería ser el objetivo de todo usuario. Y en ese aspecto, la cloración por sal no tiene rival.

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar