La ducha solar en la piscina

¿Eres de los que sigue usando una manguera para quitarte el cloro de encima después de bañarte en la piscina? No vamos a negar que la práctica todavía conserva intacto su rústico encanto, pero las comodidades que nos ofrece la tecnología propia de nuestro tiempo deberían ser, como mínimo, sopesadas.

 

Las duchas solares a la vera de la piscina son uno de los mayores placeres que un piscinero puede darse. Porque ya sabes que también hay que ducharse antes de entrar a la piscina, ¿verdad?

 

Todos los restos que nos podamos quitar de encima antes de entrar a la piscina beneficiarán a nuestras aguas y prevendrán la aparición de problemas químicos como el exceso de cloraminas.

 

La situación es peor si introducimos lociones corporales o crema solar. Algo que se aleja aún más de nuestro control cuando llevamos invitados al jardín a los que no podemos hacerles subir a la ducha de casa a quitarse todo lo que portan en su piel, y no parecer un poco obsesivos con eso del equilibrio químico…

 

 

La nueva ducha solar Gre

Nuestra nueva ducha solar viene con pretensiones de hacerse la dueña del jardín, con permiso de la piscina. A pesar de no estar hecha con el aluminio de sus hermanas mayores, su aspecto de madera es un regalo para los ojos que la encuentran en el verde.

 

Su instalación es muy sencilla. Como es la propia ducha la que se encarga de calentar el agua de su depósito de 32 litros, solo tendrás que conectarla a la toma de agua más próxima al jardín.

 

Pero lo que de verdad notarás es su capacidad para calentar el agua de forma gratuita mediante su acumulador solar. ¡Hay que tener incluso cuidado! Para ello tiene incorporado un pomo para regular cuánta agua caliente del depósito y cuánta de la toma de agua fría quieres escupa por la alcachofa.

 

Ya te decimos que la ducha antes y después del baño en la piscina es una necesidad. En ese sentido, la ducha solar es un complemento muy económico que con un mecanismo simplista ofrece un gran servicio al cuidado y mantenimiento de la piscina, a la par de introducir un toque decorativo a tu jardín.

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *