Videoclips en la piscina

Los videos musicales en piscinas se han convertido en un género en sí mismo. Muchos artistas recurren al entorno acuático privado para dar rienda suelta a su imaginación, muchas veces con algún ramalazo sexista.

 

Vale que la piscina siempre significa menos ropa, lo que unido a la inclusión de guitarreo o chunda-chunda puede pervertir a más de uno. Sobre todo si se trata de descarados rockeros o afamadas estrellas del pop.

 

Pero en todo este “romanticismo” que envuelve las fiestas musicales en la piscina, lo más problemático es quizá la inclusión de alcohol. Un refrigerio siempre sienta bien en la piscina pero no hay que olvidar que alcohol + piscina + calor es una ecuación con cierto índice de fatalidad.

 

Sin más juicios que estos, esta es nuestra selección de videoclips en la piscina con la que queremos despedir el caluroso agosto; para recordar los momentos estrella del verano o hacer hambre para, probablemente, un también caluroso septiembre:

 

Lady Gaga – G.U.Y.

La reina del pop deja el belicoso sostén de metralletas con el que apuntaba a cámara en “Alejandro” para gustarse con sus movimientos, y los de su plantel de bailarines, alrededor de las piscinas de decoración greco-romana del fastuoso Castillo Hearst.

 

 

Florence and the Machine – Spectrum

No sabemos si se podría calificar como piscina la poza sobra la cual David LaChappelle levanta los rascacielos que acompañan la rutilante cabellera de Florence. Con la imaginería onírica propia del “fotógrafo de sueños” es difícil saberlo.

 

 

KISS – Who Wants to be lonely

Por lo menos tuvieron la buena idea de quitarse los kilos de maquillaje que los caracterizaron como banda. Aún así, la piscina en torno a la que actúan no está exenta de peligros, pues con tanto vello masculino las probabilidades de introducir materia fecal en la piscina se disparan.

 

 

CHVRCHES – Empty Threat

Como decíamos, beber en la piscina es siempre una mala idea. Quitando eso, hay que reconocer que las imágenes de estos inadaptados adolescentes celebrando su juventud y rebeldía en un parque acuático son cuanto menos entrañables. La piscina tiene el poder de hacernos a todos iguales.

 

 

SUM 41 – In too deep

La competición de saltos que proponen el cuarteto de punks canadienses, en guerra contra los chicos más populares del equipo de fútbol, sabe capturar la esencia del agua y la fiesta sin el desenfreno del abuso de alcohol y los cuerpos sexualizados. Quizá no sean tan punks al fin y al cabo, aunque alguno se tire a la piscina con su cinturón de tachas.

Síguenos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar